lunes, 1 de junio de 2009

Bajo el sol de la Toscana

¡Hola a todos/as!

Como una semana más comento la última clase de Proyecto integrado.
El martes pasado dedicamos casi toda la clase a hablar de la excursión del pasado viernes 29 de mayo, ya que solo faltaban unos días para que fuéramos a la playa de Monte Gordo y conociéramos a nuestras parejas. Para empezar Miguel Roa nos dio a cada uno una bolsa turística de Medina que contenía folletos e información de la ciudad…y algunos folletos de Jerez como el del “Tío Pepe” entre otros, en dicha bolsa meteríamos el regalo para nuestra pareja, en mi caso para Catia (la niña que me asignaron). Además de esta bolsa, nos dio una tirita de papel en el que ponía el nombre de la comida que íbamos a llevar, y aquí deberíamos poner alguna aclaración para que nuestros compañeros portugueses supieran lo que comían ya que esto lo pondríamos junto al plato.

Después, Miguel nos leyó un correo que nos había mandado unos días antes en el que nos ponía las cosas más importantes para llevar a la excursión como las bebidas, el protector solar, toalla, el DNI… También nos dijo una serie de “normas” o consejos para pasar un buen día de convivencia sin “meter la pata” como por ejemplo no meternos muy hondo en la playa, ya que no la conocemos y podríamos correr el peligro de ahogarnos, relacionarnos con los demás compañeros, no solo con los de España porque sino después nos arrepentiríamos de no haberlos conocido, hablar despacio para que nos puedan entender… La experiencia la contaré en la próxima entrada de mi blog.

Finalmente continuamos viendo la película “Bajo el sol de la Toscana”, en la que la última vez nos quedamos en que ella regresó a su casa y su amiga estaba jugando con su bebé, los albañiles se fueron y ella volvió a sentirse sola.
Aquí ya estamos casi en el final de la película y pasó lo siguiente:
En el momento en el que la protagonista llega a su casa, desde su dormitorio escucha a alguien llorando y al asomarse a la ventana descubre que es uno de los obreros con la hija de un vecino, entonces ella sale y les ayuda a convencer al padre de la joven para que acepte esta relación y lo consigue, al poco tiempo esta pareja de enamorados se casa en la casa de Frances gracias a ella. Cuando están en la boda, Frances, piensa que ya está todo perdido, como si la gente siguiera con su vida y ella se quedara “parada”, sin avanzar, es decir, sin casarse ni formar una familia como ella quería cuando llegó a esa casa, entonces es cuando se le acerca un amigo y le pregunta que si no ha conseguido lo que ella quería, ella se queda reflexionando y se da cuenta de que quería una boda en su casa, y la tenía, quería formar allí una familia y lo consiguió (su amiga con su bebé) lo único que le faltaba era una pareja, la cual salió en el último momento de la película, después de reflexionar ella se sentó en el jardín y apareció un hombre al que conocía de una crítica que le había hecho y comenzaron una conversación, y al parecer surge el amor entre ellos. Al final parece que todo lo que se propuso lo consiguió, aunque no de la manera de la que ella se lo esperaba.

Yo pienso de esta película podemos aprender varias cosas, y lo más importante, valorar lo que tenemos porque en esta vida lo único que queremos es conseguir nuestra meta y no aprovechamos lo que conseguimos en el camino. También nos muestra que de los viajes se pueden sacar muchas cosas, desde un simple viaje turístico de unos días hasta una vida y todo esto depende de la persona que haga el viaje, por ejemplo Frances no tuvo miedo a comenzar una nueva vida en un país extranjero que no conocía, en una casa “vieja”, a vivir sola… otra persona no hubiera tenido esa valentía de comenzar una vida sola en un país extranjero, y por lo tanto no conseguiría lo que consiguió ella.

Bueno me despido hasta mi próximo comentario.

Un saludo, Araceli.

No hay comentarios: